Lugares y monumentos de México son mudos testigos de alegrías y tristezas

(Notimex) Testigos silenciosos de alegrías, enojos y tristezas, cada uno de los lugares y monumentos iconicos del país, llevan consigo un alto valor simbólico y cultural para los mexicanos.

Triunfos deportivos, manifestaciones sociales, convivencias familiares y millones de fotografías, han sido los actos constantes que en el transcurrir del tiempo, han acontecido en amplios espacios de lugares emblemáticos de cada rincón del país.

A su vez, inertes y orgullosos, monumentos históricos a lo largo y ancho del territorio nacional, han sabido permanecer en el corazón de su pueblo al provocar un fuerte sentimiento de identidad.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), México cuenta con más de 100 mil monumentos históricos, los cuales datan principalmente del siglo XVI al XIX.

Así, desde Tijuana hasta Cancún, cada región de México alberga uno o varios monumentos y sitios iconicos que desde diversas perspectivas sociales, forman parte de la cultura de su gente.

Emblema de los tijuanenses la Casa de la Cultura de Tijuana declarada Patrimonio Cultural de Baja California en el 2004, continúa cultivando el arte en todas sus formas desde 1930.

En la frontera de Sonora en Hermosillo, el Monumento 204 es parte de la historia del límite internacional entre México y Estados Unidos, el cual separa no solamente a estos dos países, sino también es el inicio o el fin del sueño americano; además posee el Cerro de la Campana considerado un monumento natural iconico.

Desde territorio regiomontano, el Arco de la Independencia, un recuerdo de la gesta heroica de 1810 donde México se convirtió en una nación independiente, fue el paisaje que vistió las postales que se enviaban los mexicanos durante el siglo XX.

Sitio turístico y de fervor religioso, el Cristo Roto de San José de Gracia en Aguascalientes, fue creado como homenaje a este pueblo, el cual lo ha cobijado haciéndolo parte de su identidad.

Los queretanos no se quieren quedar atrás y muestran al resto del país su monumento del siglo XVIII que fue producto de una leyenda de amor, los majestuosos Arcos que sirvieron en aquella época para la distribución de agua potable.

A su vez, Puebla da a conocer los monumentos Fuente de los Frailes y El Reloj del Gallito, este último, se ha consagrado como referente para congregar manifestaciones, peregrinaciones y hasta para citas entre enamorados.

Los tapatíos se presentan vanidoso con tres monumentos y lugares iconicos: el puente Matute Remus, la construcción más representativa del estado; la fuente de los niños traviesos o “miones” que ha robado sonrisas desde 1982, así como la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, que honra a los personajes más queridos por su aportación histórica.

Por su parte, Michoacán con su Fuente de las Tarascas, representa para los oriundos de este estado, su tradición indígena, al mostrar a las princesas de la cultura purépecha Atzimba, Tzetzangari y Eréndira.

Desde el sureste mexicano, Tabasco alberga una amplia variedad de monumentos históricos del estado: las efigies de Tabscoob y del Coronel Gregorio Méndez Magaña los cuales presentan la conquista española del territorio y la expulsión de tropas francesas en el siglo XIX.

Mientras tanto, los yucatecos poseen el Monumento a la Patria , a la vez que Quintana Roo en el sitio turístico de Cancún, tiene la glorieta del “Cebiche” donde las personas acuden a festejar diversos eventos.

Con esto, México muestra al mundo la riqueza de monumentos y lugares icónicos que son atesorados por su gente con cariño y orgullo.

 

Comparte esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!